Nº Inscripción Registro:  190101

PAC 2015: LA CONDICIONALIDAD

¿Qué es?

    Son una serie de obligaciones que hay que respetar para que no se reduzcan los importes de determinadas ayudas comunitarias del sector agrario, y que tienen relación con el medio ambiente, las buenas condiciones agrícolas de la tierra, la salud pública, la sanidad vegetal y la sanidad y el bienestar animal.

 

¿A quién afecta?

    Afecta a los beneficiarios que reciban pagos directos, ayudas a la reestructuración y reconversión del viñedo, ayudas a la cosecha en verde, o alguna de las siguientes primas anuales de desarrollo rural:

  • Reforestación y creación de superficies forestales
  • Implantación de sistemas agroforestales
  • Agroambiente y clima
  • Agricultura ecológica
  • Pagos al amparo de Natura 2000 y de la Directiva Marco del Agua
  • Ayuda a zonas con limitaciones naturales u otras limitaciones específicas
  • Servicios silvoambientales y climáticos y conservación de los bosques

    También afecta a los beneficiarios que hayan recibido el primer pago de la prima al arranque o a la reestructuración y reconversión del viñedo en los años 2012, 2013 o 2014, así como a los beneficiarios de alguna de las ocho medidas de desarrollo rural del período anterior (2007-2013).

 

¿Qué tiene que respetar el agricultor para cumplir con la condicionalidad?

    Cada agricultor o ganadero deberá respetar una serie de obligaciones (requisitos y normas), en función del tipo de explotación de que se trate.

    1. Explotaciones agrícolas:

    En las márgenes de los ríos, lagos y lagunas, consideradas a partir de la ribera, no se aplicarán fertilizantes en una franja de 5 metros, y en dichas franjas no habrá producción agrícola, excepto los cultivos leñosos que ya estén implantados.

    Se respetará en su caso, el resto de requisitos relativos a las condiciones de aplicación de fertilizantes a tierras cercanas a cursos de agua establecidos en el Código de Buenas Prácticas Agrarias u otra normativa que al respecto disponga la Comunidad Autónoma.

    Está prohibido el vertido de forma directa sobre el terreno y la filtración a través del suelo de sustancias peligrosas, tales como abonos, estiércoles, herbicidas, etc., y el vertido de forma directa o indirecta de sustancias como refrigerantes, disolventes, plaguicidas, fitosanitarios, baterías, hidrocarburos, aceites de motor, etc.

    No se quemarán rastrojos en todo el ámbito nacional, salvo que, por razones fitosanitarias, la quema esté autorizada por la autoridad competente, en cuyo caso estará condicionada al cumplimiento de las normas establecidas en materia de prevención de incendios, y en particular, las relativas a la anchura mínima de una franja perimetral cuando los terrenos colinden con terrenos forestales.

    Cuando se eliminen restos de cosecha de cultivos herbáceos y los de poda de cultivos leñosos se realizará, en su caso, con arreglo a la normativa establecida.

    Los agricultores no efectuarán cambios que impliquen la eliminación o transformación de la cubierta vegetal, ni levantarán edificaciones o llevarán a cabo modificaciones de caminos sin la correspondiente autorización de la administración cuando sea preceptiva.

    No se depositarán, más allá del buen uso necesario, o abandonarán en la explotación envases, plásticos, cuerdas, aceite o gasoil de la maquinaria, utensilios agrícolas en mal estado u otro producto biodegradable o no biodegradable.

    Salvo en caso de contar con autorización expresa de la autoridad competente, no se alterarán las particularidades topográficas o elementos del paisaje siguientes:

  • Setos de una anchura de hasta 10 m.
  • Árboles aislados y en hilera.
  • Árboles en grupos que ocupen una superficie máxima de 0,3 ha.
  • Lindes de una anchura de hasta 10 metros.
  • Charcas, lagunas, estanques y abrevaderos naturales de hasta un máximo de 0,1 ha. No se considerarán los depósitos de cemento o de plástico.
  • Islas y enclaves de vegetación natural o roca: hasta un máximo de 0,1 ha
  • Terrazas de una anchura, en proyección horizontal, de hasta 10 metros.
  • Cuando la Comunidad Autónoma así lo determine, majanos, pequeñas construcciones tales como muretes de piedra seca, antiguos palomares u otros elementos de arquitectura tradicional que puedan servir de cobijo para la flora y la fauna.

    Se respetará la prohibición de cortar tanto setos como árboles, durante la temporada de cría y reproducción de las aves (meses de marzo a julio), salvo autorización expresa de la autoridad medioambiental.

    Solo se utilizarán productos fitosanitarios autorizados (inscritos en el Registro de Productos Fitosanitarios del MAGRAMA).

    Se utilizarán adecuadamente los productos fitosanitarios, es decir, de acuerdo con las indicaciones de la etiqueta (almacenamiento seguro/ lugar de almacenamiento, protección del agua, licencia para el uso de productos específicos, etc.), ajustándose a las exigencias de los correspondientes programas de vigilancia de la Comunidad Autónoma.

    2. Cultivos herbáceos:

    En las parcelas agrícolas de secano que se siembren con cultivos herbáceos de invierno, no se puede labrar con volteo el suelo, entre la fecha de recolección de la cosecha anterior y el 1 de septiembre, salvo que su Comunidad Autónoma establezca otra fecha de inicio de presiembra más adaptada a sus condiciones locales.

    No se labrará con volteo la tierra en la dirección de la máxima pendiente cuando, en los recintos cultivados, la pendiente media sea > o igual al 15%, salvo que la pendiente real del recinto esté compensada mediante terrazas o bancales.

    3. Cultivos leñosos:

    No se labrará con volteo a favor de la pendiente en recintos con pendientes iguales o superiores al 15%, salvo que la pendiente real esté compensada mediante terrazas o bancales, se adopten formas especiales de cultivo como el cultivo en fajas, se practique laboreo mínimo o de conservación o se mantenga una cobertura de vegetación total del suelo. En caso de existencia de bancales, será obligatorio evitar cualquier tipo de labores que afecten la estructura de los taludes existentes.

    En pendiente igual o superior al 15%, salvo que la pendiente real del recinto esté compensada mediante terrazas o bancales, se ha de mantener una cubierta vegetal de anchura mínima de 1 metro en las calles transversales a la línea de máxima pendiente o en las calles paralelas a dicha línea, cuando el diseño de la parcela o el sistema de riego impidan su establecimiento en la otra dirección.

    No se puede arrancar ningún pie de cultivos leñosos situados en recintos de pendiente igual o superior al 15% (salvo que la pendiente real del recinto esté compensada mediante terrazas o bancales), excepto que sea objeto de reposición autorizada por la autoridad competente y en aquellas zonas en que así se establezca y, en estos casos, respetar las normas destinadas a su reconversión cultural y varietal y a los cambios de cultivo o aprovechamiento.

    4. Barbechos:

    Se realizarán prácticas tradicionales de cultivo, prácticas de mínimo laboreo o se mantendrá una cubierta vegetal adecuada, bien sea espontánea bien mediante la siembra de especies que aumenten la potencialidad de la tierra.

    5. Explotaciones agrícolas de regadío:

    Se deben cumplir los procesos de autorización del uso de agua para el riego, de modo que en superficies de regadío el agricultor debe acreditar su derecho de uso de agua de riego concedido por la administración hidráulica competente.

    6. Explotaciones situadas en zona declarada por su Comunidad Autónoma como Vulnerable a la contaminación por nitratos:

    El agricultor o ganadero debe cumplir las medidas establecidas en el programa de actuación para dichas zonas establecido en esa Comunidad.

    7. Explotaciones situadas en la zona Red Natura 2000:

    En las explotaciones ubicadas en zonas afectadas por Planes de Recuperación y Conservación de especies amenazadas, se cumplirá lo establecido en los mismos sobre uso ilegal de sustancias tóxicas, la electrocución, etc.

    Si en la explotación se ha realizado una actuación, ya sea, plan, programa o proyecto, que requiera su sometimiento, según normativa nacional y/o regional de aplicación, a la Evaluación Ambiental Estratégica o Evaluación de Impacto Ambiental, se dispondrá del correspondiente certificado de no afección a Natura 2000, la declaración de Impacto Ambiental, y cuantos documentos sean preceptivos en dichos procedimientos. Asimismo, en su caso, se ejecutarán las medidas preventivas, correctoras y/o compensatorias indicadas por el órgano ambiental.

    8. Explotaciones en las que se obtienen productos destinados a la alimentación:

    Los productos de la explotación destinados a ser comercializados como alimentos serán seguros, no presentando en particular signos visibles de estar putrefactos, deteriorados, descompuestos o contaminados por una materia extraña o de otra forma.

    No existirán ni se les dará a los animales piensos que no sean seguros, (los piensos deben proceder de establecimientos registrados y/o autorizados de acuerdo con el Reglamento (CE) n º 183/2005 y deben respetarse las indicaciones del etiquetado).

    Se tomarán precauciones al acoger nuevos animales para prevenir la introducción y propagación de enfermedades contagiosas transmisibles a los seres humanos a través de los alimentos y, en caso de sospecha, se comunicará a la autoridad competente.

    Se almacenarán y manejarán los residuos y las sustancias peligrosas por separado y de forma segura para evitar la contaminación.

 

¿Qué ocurre en caso de transferencia o traspaso de la explotación?

    En los casos en que la tierra se transfiera durante el/los año/s natural/es de que se trate, la penalización también será aplicable cuando el incumplimiento en cuestión se pueda atribuir directamente a la persona a quien se transfirió la tierra de cultivo o que la transfirió.

    Si la persona a la que se puede atribuir directamente el incumplimiento ha presentado una solicitud de ayuda o una solicitud de pago en el año/s natural/es citados, la penalización se aplicará a los importes totales de los pagos (directos, del sector vitivinícola y primas anuales), concedidos o por conceder a dicha persona.

 

¿En qué consiste la penalización por condicionalidad?

    La penalización se aplicará mediante la reducción o exclusión del importe total de los pagos que se hayan concedido, o vayan a concederse a dicho agricultor, como consecuencia de las solicitudes de ayuda o las solicitudes de pago que haya presentado o vaya a presentar en el transcurso del año en que se descubra el caso de incumplimiento, y/o respecto de solicitudes al amparo de los regímenes de ayuda en el sector vitivinícola (reestructuración y reconversión o cosecha en verde).

    En este último caso, el importe correspondiente se dividirá por tres, en caso de reestructuración y reconversión (igualmente para el caso de la reestructuración y reconversión o para el arranque del viñedo, correspondientes a los agricultores que recibieron el primer pago en 2012, 2013 o 2014).

    La penalización por condicionalidad consiste en una reducción o exclusión de las ayudas. La regla general en el caso de incumplimiento debido a una negligencia, es aplicar un porcentaje de reducción del 3% de los importes correspondientes, aunque en función de las características del incumplimiento en cuestión, este porcentaje se podría reducir al 1% o aumentar al 5%.

    En caso de incumplimiento reiterado, el porcentaje de reducción no podrá exceder del 15%, y en caso de incumplimiento deliberado, el porcentaje de reducción no podrá ser, en principio, inferior al 20%, pero en función de las características del incumplimiento podrá llegar a suponer la exclusión total de uno o varios regímenes de ayuda y aplicarse durante uno o varios años.

 

¿Existe alguna excepción a la penalización por condicionalidad?

    Sí. No se aplicará ninguna reducción ni exclusión, si en su Comunidad Autónoma se ha establecido el sistema de alerta temprana y solo se le ha detectado un incumplimiento que no entrañe riesgos directos para la salud pública o la sanidad animal, y sea de menor gravedad, alcance y persistencia.